lunes, 1 de marzo de 2010

NADIE TE IMPEDIRÁ SOÑAR

Érase una vez un espantapájaros que no tenía amigos. Trabajaba en un campo de trigo. No era un trabajo difícil pero sí muy solitario. Sin nadie con quien hablar, sus días y sus noches se hacía eternas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada